domingo, 12 de marzo de 2017

Amor Cobarde


No había nada más en mi vida antes de saber que existías, o tal vez todo perdió importancia desde que te conocí...
Caminaba por ese pasillo del liceo que tantas veces me pareció común y corriente, me dirigía a comer algo al casino cuando de pronto la escuché, fue una voz angelical que sacudió mi corazón, no me pude aguantar y me volví corriendo para ver de quien provenía tan hermosa voz, en ese momento te vi, por dios eras hermosa, sin duda perfecta... no creo que me hayas visto visto ese día pero de seguro me quedé un buen tiempo admirándote, al día siguiente te busqué en el miso lugar pero no te encontré... y los días siguientes tampoco... por un tiempo tiempo me pareciste un ángel que me permitió ver su luz solo una vez... los meses pasaron y un día fui a comprar algo al casino, después de comprar me voltié y ahí estabas tu, no lo podía creer eras tu, no pude hablarte por que era muy tímido... los días siguientes te veía desde la ventana de mi sala pasar y sentir como iluminabas mi día, muchos me decían que me acercara hasta que un día me decidí y me acerque a ti, la verdad no recuerdo lo que dije ese día, al acercarme me dí cuenta que eras más bella de lo que pensaba, quedé encantado con cada parte de ti, tus gestos, tu olor, tu simpatía, absolutamente todo... aun que sabía que no tuvimos la mejor conversación pero volví muy bien conmigo mismo, había podido hablar con la chica de mis sueños... al pasar los días sentía que quería más y más de ti, quería pasar más tiempo contigo, conocerte cada vez más, pero al momento de estar al frente de ti mi lengua se enredaba, mi corazón se aceleraba, y mi mente quedaba totalmente en blanco... podía sentir como temblaba mi cuerpo al solo rezar tu mejilla al saludarte.. tuve más de una oportunidad para decirte lo que sentía pero no lo hice... por miedo o cobardía simplemente. 
Llegó fin de año y debíamos tomar caminos separados, en diferentes universidades... aún recuerdo el ultimo día que te vi, yo estaba lejos de ti, te miré y pensé "Ahí va la razón por la cual hubiera sonreído todas las mañanas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario